viernes, 20 de junio de 2014

final de la noticia inesperada

Trascurrieron varios días hasta que cada uno pudo amoldarse a la nueva vida, por suerte nos resulto a todos más fácil de lo esperado.
Después de tomar coraje pude entrar al cuarto donde mi hermano pasaba largas horas de ocio, haciendo lo que tanto le gustaba desde pequeño, pintar muñecos miniatura de madera, un placer que se heredo de generación en generación.
Un frió me estremeció, parecía como si estuviéramos juntos. 
Sobre la estantería de la pared junto a la ventana se encontraba su primera caja de madera forrada en cuero marrón intacta, tomando aire me acerque y la abrí, mi garganta se cerro estaba la carta tan buscada; decía lo siguiente, para vos mi amada Sandra.

Querida Sandra: Antes que nada sería bueno terminar para siempre la historia que nos separo, para que no repercuta en  la salud mental de nuestros hijos.
Yo nunca quise que mamá tuviera la escalera, ni tampoco caer de ella, ya era grande, mamá no tendría que haber estado ahí, ella quiso cargarme cual hijo recién nacido.
Como si el destino quisiera vengarse, Melina embarazada de Clarita tiene el mismo accidente.¿ Que Dios corrió con mi suerte o mi destino?
Igual no te miento fui feliz. Decidí hacer del pasado un puente, solo me quedaría con mi infancia feliz y mi adultez con Melina y mis hijos, el resto se convirtió en agua que debía correr.
Desde que nació Clarita, me invadieron los sueños con escaleras, escaleras que subían, escaleras que bajaba, escaleras en el aire, escaleras en el agua, se habían convertido en locura, ya no sabia si dormía o estaba despierto, creo que eso me llevo al cáncer.
Quise llamarte, pero así enfermo ya no soy Claudio, perdóname hermana, quiero que te quedes con el mejor recuerdo de mi, incluso me parece que el recuerdo debe ser nosotros, andando en bici, yendo a pescar, acampar, yendo a la escuela, y tantos más.
Te amo mucho hermana, por lo pronto yo me llevo de vos el mejor recuerdo, tu mueca al mirar fijamente, el cierre de entre cejas por forzar mucho la vista, el labio izquierdo levantado cada vez que te reís. Claudio.


Fin. Noelia

No hay comentarios:

Publicar un comentario